¿Conoces Cuáles son los tipos de blanqueamiento dental?

¡Descúbrelos todos en este blog!

Es habitual que los dientes con el paso del tiempo se oscurezcan y tomen un color más amarillento, no obstante existen ciertos factores que aceleran el oscurecimiento dental como lo son, alimentos y bebidas como el café, té, vino, salsa de soja, curry, bebidas azucaradas o alimentos sumamente pigmentados, el tabaco, refrescos, entre otros.

Para mejorar este oscurecimiento dental tenemos el blanqueamiento dental, que es una técnica con la que conseguiremos aclarar los dientes, para conseguir una sonrisa más blanca con unos resultados muy duraderos.

El blanqueamiento dental puede realizárselo cualquier persona que presente oscurecimiento o amarilleo en sus piezas dentales, lo más importante es que el tratamiento sea realizado por profesionales expertos en esta técnica, en una clínica dental que te ofrezca todas las garantías y la confianza que necesita el paciente.

Antes de comenzar a blanquear los dientes del paciente, es necesario efectuar una limpieza de la boca y explicarle al paciente cómo funciona un blanqueamiento dental.

Hay diferentes tipos de blanqueamiento dental y dependiendo de cuál se escoja el procedimiento será uno u otro. 

Actualmente se emplean dos tipos de técnicas para el tratamiento de blanqueamiento, una de ellas es la técnica domiciliaria que permite utilizar el peróxido de carcomida o de hidrógeno a bajas concentraciones; la otra es la técnica en consulta que emplea el peróxido de hidrógeno y carbamida en altas concentraciones. 

Blanqueamiento dental en clínica.

Los diferentes protocolos e indicaciones de blanqueamiento dental en clínica van a depender de algunos factores:

  1. Pacientes con prisa de obtener resultados lo más rápido posible.
  2. Oscurecimientos severos en las que sea necesario un tratamiento de choque inicial importante.
  3. Disminución del tiempo de tratamiento en blanqueamientos domiciliarios.

Hoy en día los agentes blanqueadores que se utilizan en clínica son el peróxido de hidrógeno que actualmente es el material más utilizado para realizar blanqueamientos dentales y el peróxido de carbamida. 

Las concentraciones del peróxido de hidrógeno varían para tratamientos en consulta desde el 15% hasta el 40%, en teoría cuanto menor es la concentración mayor debería ser el tiempo de aplicación sobre el diente. Sin embargo, algunos sistemas incorporan activadores que hacen que, a menor concentraciones se obtengan buenos resultados. 

A diferencia del peróxido de carbamida que para tratamientos en consulta debe ser lo más alta posible, llegando hasta 35%.

En cuanto al tiempo de aplicación dependerá del sistema utilizado, los tiempos varían en cada sesión. Normalmente se realizan de 3 a 4 ciclos en cada sesión, durando cada uno de los ciclos entre 8-20 minutos.

Debemos saber que nunca con una sola sesión en consulta se obtienen mejores resultados de tratamiento, suelen ser necesarias varias sesiones para obtener el grado de blanqueamiento que demanda el paciente, además es conveniente realizar una fase de tratamiento domiciliario con férulas durante unos días después del tratamiento en clínica para que los resultados perduren en el tiempo.

Para la aplicación del agente blanqueador en las piezas dentales a blanquear es necesario un aislamiento de los tejidos blandos orales para evitar el contacto con el agente y que se produzcan lesiones en los mismos, para ello hay distinto sistemas, pero el más utilizado es un separador de labios y mejillas junto a una barrera gingival para proteger las encías.

Es importante saber que la activación de los peróxidos puede realizarse de diferentes maneras: con catalizadores de forma química, carlos, luz u ondas sónicas, pero actualmente solo se utilizan la activación química y por luz.

Se han realizado distintos estudios que comparan la efectividad de tratamientos blanqueadores de aplicación clínica con la activación de luz y sin luz, siendo estos resultados con un mayor grado de blanqueamiento para el tratamiento realizado con luz. 

Blanqueamiento dental en domicilio.

A diferencia del blanqueamiento en clínica, en este caso siempre será el paciente el que aplique el producto sobre la superficie de los dientes, previamente habiendo sido informado e instruido en clínica por parte del profesional.

El tratamiento de blanqueamiento dental en casa está considerado como más predecible y seguro que el clínico al utilizar peróxidos de baja concentración, por ello, también suelen ser los más utilizados en los casos de oscurecimiento leve o moderado.

Actualmente la modalidad del tratamiento blanqueador en casa no puede exceder una concentración de peróxido de hidrógeno del 6% y carbamida del 16%, la técnica más utilizada es la utilización de férulas individualizadas termoplásticas debido a que generan comodidad, buenos resultados, seguridad y estabilidad en el tiempo. Además permite minimizar el contacto entre producto blanqueador y los tejidos blandos orales que se puede producir en otras técnicas.

Estas férulas se realizan a medida de cada paciente y se adaptan sus dientes obteniendo mayor ajuste y por lo tanto una menor filtración de saliva durante el tratamiento, mayor efecto de sellado lo cual causa un mejor rendimiento del producto que se aplica. 

Con los avances tecnológicos actuales se pueden confeccionar férulas con impresoras 3D e incluso tomar las medidas de las mimas mediante escáner intraoral.

Este tratamiento puede realizarse de manera diurna como nocturna, en dependencia de la preferencia del paciente y el profesional, y una o varias aplicaciones al día según indicaciones de la marca utilizada, lo más recomendable es de 90 minutos a 8 horas, colocando una pequeña cantidad de gel en la férula teniendo en cuenta los dientes que se van a aplicar y cepillando los dientes habitualmente antes de colocar las férulas y luego de quitar las mismas, también debemos saber que no por el hecho de colocar mucho producto se conseguirán mejores resultados, más bien será producto desperdiciado. 

El tiempo de duración del tratamiento y el número de jeringas utilizadas varia dependiendo del grado de oscurecimiento inicial del paciente, así como también de la cantidad de producto utilizado, su porcentaje y la frecuencia con la que se aplique.

En dichos tratamientos de domicilio es imprescindible la colaboración del paciente. 

Como conclusión podemos decir que el blanqueamiento en clínica no debe hacerse como única modalidad de tratamiento si se quiere conseguir el mayor efecto tiene que hacerse de forma combinada con un tratamiento domiciliario con férulas para obtener una mayor eficacia  y duración del tratamiento, eso es lo que llamamos un blanqueamiento de forma combinada.

Por último, tenemos el blanqueamiento dental interno, usado en aquellos casos de dientes endodonciados que se han oscurecido debido al tratamiento endodóntico. Se aplica un gel en el interior del diente y se deja actuar hasta conseguir eliminar la tinción que ha producido la endodoncia.

¡Ahora que ya sabes cuáles son los tipos de blanqueamiento dental ya te puedes convertir en un experto!

¡Descubre mucho más en nuestro blog!

Hig.Brenda Gómez

Hig.Brenda Gómez

ATENCIÓN AL PACIENTE E HIGIENISTA DENTAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

G- M- Estudio Dental